¿Quieres dormir bien este verano?

Es importante mantener una buena higiene del sueño y eliminar de nuestra rutina hábitos nocivos para dormir de forma placentera.

Mesilla de noche
Mesilla de noche

El verano viene acompañado de playa, sol y noches de terraza. Pero también de temperaturas elevadas, cambios de armario y, cómo no, problemas para conciliar el sueño.

“El excesivo calor y las variaciones en la rutina hacen que el verano sea una de las épocas del año en la que los españoles tienen más problemas para conseguir dormir”, explican los expertos de Somnisa.

“Mientras que algunas personas solo tienen dificultades para dormir durante los meses de calor, otras los sufren a lo largo de todo el año, acentuándose más, si cabe, en verano”, aclara la doctora Cristina Zunzunegui, CEO de Somnisa y especialista en Psiquiatría y Medicina del Sueño. “Aunque el calor es inevitable, sí que podemos cambiar nuestros hábitos y seguir unas pautas que nos ayuden a mejorar nuestra educación en torno al sueño”, añade.

Por ejemplo, algo tan simple como tu ropa de cama puede marcar la diferencia. Si tus sábanas están elaboradas con materiales sintéticos, como el poliéster, quizás deberías ir pensando en un cambio. “Aunque muchas personas eligen este tipo de tejido porque se arruga menos, es importante saber que no absorbe la humedad del cuerpo, por lo que no transpira y aumenta la sensación de calor. La mejor alternativa a los sintéticos son los tejidos naturales como la seda y el algodón”, explica la doctora Zunzunegui. 

Cenar en una terraza, sobre todo si tiene buenas vistas, es un must y, probablemente, una de las mejores alternativas que nos ofrece el verano. Sin embargo, es vital ser conscientes de la elección de platos. Las digestiones pesadas, unidas al calor, son uno de los principales enemigos del sueño. “A lo largo de todo el año, pero especialmente durante estos meses, es recomendable optar por cenas ligeras. Además, es conveniente evitar la ingesta de alcohol ya que, aunque sí que ayuda a conciliar antes el sueño, este será menos profundo y sufrirá más interrupciones”, aclara la CEO de Somnisa.

También es normal que, nada más acostarte, cojas tu smpartphone de la mesilla y chatees por Whatsapp con tus amigos o hagas un repaso a sus redes sociales para estar al tanto de sus vacaciones. Esto, no obstante, también puede hacer que sigas dando vueltas en la cama. “Una de las pautas fundamentales a seguir para lograr una correcta higiene del sueño es no hacer en la cama ninguna otra actividad que no sea dormir o mantener relaciones”, subraya la experta.

Por último, la doctora Zunzunegui recuerda la importancia de desmitificar todas aquellas afirmaciones que “no se sabe por qué, la gente cree ciertas”. La más habitual durante los meses de calor: las duchas de agua fría. Seguro que, en alguna ocasión, un familiar o compañero de trabajo te ha asegurado lo mucho que le funciona darse una ducha fría cuando no logra conciliar el sueño a causa del calor. “En primer lugar, se produce en nuestro cuerpo un proceso de quema de calorías para afrontar ese cambio brusco de temperatura, lo que da lugar a una sensación de calor, que es lo contrario a lo que se pretendía. En segundo, el agua fría no hará sino reactivar nuestro cuerpo, haciendo más complicada la labor de dormir”, señala la experta.

Asimismo, no en todos los casos es necesario recurrir a pastillas para lograr dormir. “Lo importante es mantener una buena higiene del sueño y eliminar de la rutina aquellos hábitos que impiden dormir de forma placentera. Tratamientos libres de medicamentos y atendidos por especialistas, son ideales para conseguirlo”, concluye la doctora experta en Psiquiatría y Medicina del Sueño.