">

El própolis, un aliado natural que ayuda a mejorar el malestar de garganta

El própolis es una resina que elaboran las abejas y la utilizan para la construcción, reparación, aislamiento y protección de la colmena

Los meses fríos de invierno y las primeras heladas son el escenario perfecto para que la garganta se irrite y que sus señas de identidad habituales, sequedad, carraspera, tos y dolor al tragar, no tarden en aparecer. El humo, el polvo, el polen y otras partículas en suspensión tampoco ayudan, al igual que el uso forzado de la voz o el consumo de irritantes como el alcohol o el tabaco. Sensible y delicada, la garganta requiere que le prestemos especial atención a su cuidado. De esta forma, protegeremos no sólo las vías respiratorias, sino también la voz y las cuerdas vocales.

Si a pesar de todos sus esfuerzos por mantener una buena salud, su garganta se resiente, si una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida sano no son suficientes, los productos naturales pueden ser un buen aliado. Entre todos ellos, el própolis, sin duda, destaca con luz propia.

¿Qué es el dolor de garganta?

El dolor de garganta es un síntoma provocado generalmente por un proceso infeccioso a nivel de la faringe (faringitis) o la laringe (laringitis). La causa más frecuente suele ser una infección viral, y en concreto por virus procedentes del resfriado común y de la gripe.

En la mayor parte de los casos el proceso es transitorio y, aunque molesto, es leve y desaparece por sí solo o con la ayuda de algún fármaco o remedio casero.

El dolor suele ir acompañado de picor y sequedad que origina dificultad para tragar y cuando la laringe se ve también afectada y se inflama se acompaña de afonía (pérdida de voz).

Para mitigar el dolor y la irritación de garganta, póngase en manos de su médico o farmacéutico. El remedio más socorrido, además de los analgésicos comunes, son comprimidos para chupar que alivian el picor y la sequedad y reducen la inflamación. Su farmacéutico también le podrá recomendar plantas medicinales que le ayudarán a paliar los síntomas.

Sustancia natural

El própolis es una resina que elaboran las abejas a partir de resinas y secreciones de los árboles y la utilizan para la construcción, reparación, aislamiento y protección de la colmena; una sustancia aromática, de color amarillo y sabor amargo característico, ligeramente picante. El término própolis deriva del griego pro (delante) y polis (ciudad) y significa "defensor de la ciudad". De hecho, las abejas hacen un felpudo con própolis en la entrada de la colmena para higienizar a todos los individuos que entran y evitar así que contaminen el interior.

En definitiva, se trata de una alternativa natural que al contener prolifenoles, flavonoides, aceites esenciales, provitamina A, vitaminas B1, PP y B3 ayuda a suavizar la garganta y mejorar su malestar. Además, mejora las defensas, planta cara a virus, bacterias y otros microbios, de ahí que se la conozca como la 'penicilina rusa', y posee propiedades antioxidades, antiinflamatorias y antialérgicas, todas ellas cualidades que le convierten en un aliado de excepción para velar por nuestra garganta.

Pero esta parte del cuerpo no es la única que se puede beneficiar de sus muchas virtudes. La medicina popular ha recurrido a este producto natural para, entre otras cosas, combatir la tuberculosis, infecciones bacterianas y fúngicas y trastornos gastrointestinales; y sobre la piel para, por ejemplo, limpiar heridas, tratar quemaduras y el herpes genital.

Pregunte a su farmacéutico sobre todo lo que el própolis puede hacer por usted. Sin duda, el sabrá recomendarle lo que mejor le conviene. Y es que, aunque inocuo en términos generales y libre de interacciones, el própolis en escasas ocasiones puede acarrear ciertos efectos secundarios (sequedad de boca, somnolencia, mareos y molestias en el epigastrio) que debe conocer. Es más, un pequeño porcentaje de la población es alérgica al própolis y a otros productos elaborados por las abejas.

Otros aliados naturales

Pero el própolis no es el único producto natural que cuida nuestra garganta. La miel, el zinc, la vitamina C, el eucalipto y el regaliz también nos pueden ayudar.

La miel cuenta con cerca de setenta sustancias beneficiosas para nuestro organismo; sustancias que, entre otras cosas, suavizan la garganta.

El zinc es un elemento químico esencial para los seres humanos, un oligoelemento que juega un papel vital en numerosas funciones corporales; de hecho, el sistema inmunológico y las defensas naturales del organismo requieren su presencia.

La vitamina C es esencial para el desarrollo y el mantenimiento del cuerpo; destaca por su poder antioxidante y por proteger al sistema inmunológico y, como calma la faringe y las cuerdas vocales, alivia el cosquilleo de la garganta. El cuerpo no la fabrica ni almacena por sí solo, así que no debe olvidar incluir en su dieta diaria alimentos que contengan esta vitamina.

Gracias a sus propiedades expectorantes, el eucalipto suaviza la garganta y las vías respiratorias y facilita la respiración.

Por último, el regaliz es capaz, entre otras cosas, de aumentar las secreciones salivares que cubren la mucosa de la garganta, suavizando su irritabilidad y paliando la tos seca. Y es que, como la raíz del regaliz tiene propiedades similares al própolis (antiinflamatorias, inmunoestimulantes, antialérgicas, antimicrobianas y antivíricas), a las que hay que añadir su actividad frente a la tos, es un aliado de excepción para cuidar la garganta.

Própolis más regaliz

Mención especial merece el poder que ejerce sobre los problemas de garganta la combinación de estos productos naturales. Y es que la combinación de própolis con regaliz contribuye eficazmente al alivio sintomático de las molestias de la cavidad bucal, garganta y faringe; ayuda a mantener las vías respiratorias despejadas, contribuye al buen funcionamiento del tracto respiratorio superior y facilita la recuperación de la mucosa de la garganta evitando afonías y malestar.