">

La salud bucodental empeora en verano

Comer entre horas y tomar muchas bebidas gaseosas, principales enemigos de los dientes en la época estival

Durante los meses de verano, los dientes sufren, sobre todo por culpa del cambio de hábitos y el aumento de las actividades de ocio. El resultado es un mayor consumo de bebidas gaseosas, comer de manera más desorganizada o tomar más alimentos y bebidas frías.

Así, el último estudio de Sanitas 'Salud Bucodental 2013' destaca que llevar una dieta no equilibrada y ricas en grasas —comer entre horas—, algo muy habitual en verano, perjudica a los dientes, debido principalmente a que se descuidan los hábitos de higiene en las piezas dentales. Un 82% de los encuestados en el estudio reconoce tener ese problema.

Otro de los factores que más afecta a los dientes es el consumo de bebidas gaseosas, carbonatas y con alto contenido en azucares, hábito del 54% de los encuestados que se incrementa de forma notable durante los meses de verano.

Además, el calor puede provocar la aparición y/o agravamiento de problemas bucodentales. Y es que a las habituales dolencias se suma un desajuste en la hidratación, sobre todo en niños, mayores o personas con enfermedades crónicas de tipo renal, endocrinas o digestivas.

Caries, gingivitis y sensibilidad dental, las dolencias más comunes en verano

En verano, tomamos más alimentos y bebidas frías y los dientes lo notan. La sensibilidad dental es una molestia bastante común en los meses de verano y el contrate de temperatura tiene la culpa.

Los hábitos propios de esta época traen consigo otros problemas a nuestros dientes: la caries, por el elevado consumo de azúcares, y la gingivitis, también denominada sangrado de encías.

Para evitar estos problemas, cuida tus hábitos de higiene. Y es que, si descuidas la limpieza es normal que puedas sufrir dolencias como gingivitis o caries, o agravarlas si ya las padeces.