¿Los españoles disfrutamos más del sexo?

Los preliminares siguen siendo muy importantes pero, por primera vez, más para ellos (87%) que para ellas (85,7%). Según el 6º Barómetro CONTROL 2017 ‘Los jóvenes españoles y el sexo’.

Los españoles practicamos menos sexo… pero nos resulta más satisfactorio. Al menos, así se desprende de los resultados obtenidos en el Barómetro de opinión ‘Los jóvenes españoles y el sexo’ elaborado por CONTROL, marca que desde hace seis años realiza este estudio para analizar los hábitos y actitudes de los jóvenes españoles y para concienciarles de la importancia de usar preservativo.

Según el estudio, cantidad no siempre es igual a calidad, y la prueba es que un 64,8% de los encuestados afirma practicar sexo, al menos, una vez a la semana, porcentaje sensiblemente menor al del año anterior, donde casi el 67% afirmaba tal cosa. Sin embargo, la satisfacción con las relaciones sexuales ha mejorado, ya que el 83,5% señala que esta es muy alta, frente al 82% que afirmaba lo mismo el año pasado.

Profundizando en la cantidad de relaciones sexuales, también disminuye el porcentaje de aquellos que practican sexo todos los días (6,1% vs 4,8%) y aumentan los que no pueden disfrutar de ese momento ni siquiera una vez cada tres meses (15% en 2017 vs 13% en 2016).

De cualquier modo, y al igual que ocurría con el trío, una cosa es lo que deseas y otra lo que se cumple. Por eso, pese a que la gran mayoría opina que la media perfecta es una relación sexual cada 2-3 días (50,3%), sólo el 31,1% afirma que esa es su frecuencia.

 

6 de cada 10 llega fácilmente al orgasmo

Aunque el dato definitivo para medir la calidad de las relaciones sexuales de los españoles, al margen de la frecuencia, es el del 59% de encuestados que afirma no tener problemas para llegar al orgasmo. Del 41% que confiesa lo contrario, la brecha por sexos es abismal, con un 61% en el caso de las mujeres y 21,1% en el de los hombres.

¿Qué hacer en estos casos en los que el orgasmo no llega? Aquí la diferencia entre hombres y mujeres vuelve a ser especialmente significativa, con un 53,3% de las mujeres que afirma fingirlo directamente. Eso sí, aunque en menor medida, los hombres tampoco se libran de haber fingido alguno. Concretamente, un 16% reconoce haberlo hecho.

A la hora de confesar por qué han recurrido a ello, la principal opción es no hacer sentir mal a la pareja (45,9%), aunque hasta un 33,9% reconoce que llegó a fingirlo porque tenía ganas de terminar el acto sexual.

 

Los preliminares pasan a ser cosa de hombres

El Barómetro 2017 de Control también rompe con uno de los mitos más extendidos a la hora de hablar de asuntos de cama: los preliminares ya no son ‘cosa de mujeres’. De hecho, por primera vez es más alto el porcentaje de hombres que afirma que son muy importantes para ellos (87% y 85,7% respectivamente). Donde sí hay acuerdo entre hombres y mujeres es a la hora de confesar el tiempo que dedican a calentar antes del partido’: entre 10 y 30 minutos, tiempo que es también la media de duración de una relación sexual en España.

En cuanto a las posturas sexuales preferidas, una vez más el misionero vuelve a ser la postura preferida para los encuestados, con un porcentaje del 71,8%, seguida del ‘perrito’ (49,5 %) y la ‘cuchara’ (17,5 %). Esta última, sustituyendo a la amazona respecto al Top 3 del año pasado.

 

Los españoles queremos un trío

Siempre se ha dicho que donde caben dos caben tres, y parece ser que la cama de los españoles no es ninguna excepción. Según el Barómetro, el trío es la principal fantasía sexual para el 36,6% de los encuestados. Eso sí, no siempre querer es poder y, en asuntos de cama, está visto que muchas veces hay que conformarse con la imaginación… y quedarse con las ganas: tan sólo el 8,8% dice haberla practicado alguna vez. Le sigue el teledildonic o masturbación por control remoto (30,1%) y el roleplaying o juego erótico en el que se interpreta un papel durante el acto sexual (22,9%).

Cabe remarcar la enorme discrepancia que existe entre géneros cuando se trata de fantasear con un menage a trois ya que, mientras que los hombres tienen absoluta preferencia por los tríos (50,5%), el teledildonic es la fantasía más recurrente para ellas (36,7%).

Además de poner en práctica estas fantasías, el 86,9% de los encuestados afirman querer probar cosas nuevas para salir de la rutina, especialmente posturas nuevas (78,8%) y practicar sexo en sitios públicos (47%).

 

No te empeñes, la marcha atrás no es un método

Otra de las conclusiones que refleja el estudio es que el preservativo masculino sigue siendo el método más utilizado (66,3%) pero disminuye su uso (del 74% en 2016 al 71,2% en 2017) entre aquellos que lo utilizan siempre y aumenta entre los que sólo lo usan ocasionalmente. Esto es especialmente importante y alarmante si consideramos que el 22% de los encuestados no conoce el estado de salud sexual de su pareja. Otra conclusión sorprendente es que el 23% de los consultados sigue pensando que la ‘marcha atrás’ es un método eficaz de doble barrera.

El principal motivo de su uso es la prevención frente a un embarazo no deseado para el 50,9% de los encuestados, seguido del 40,9% que en primer lugar se preocupa de la protección frente al contagio de una infección de transmisión sexual.

 

Lubricante, el aliado preferido en las relaciones sexuales

Respecto otros productos utilizados en el campo sexual, parece que su uso se ha extendido para quedarse: un 83% afirma haber utilizado alguno de estos productos en sus relaciones sexuales, siendo el lubricante el producto estrella, seguido de los geles de masaje.

Más bajo es el porcentaje de encuestados que afirma utilizar juguetes eróticos en sus relaciones (un 60,9%). Eso sí, quien los prueba repite, porque de los que contestaron afirmativamente solo un 31% asegura que no volvió a utilizarlos.

 

‘Teléfono, mi casa’…

…y es que parafraseando este texto de la famosa película del extraterrestre, la casa y el teléfono son muy recurrentes para los encuestados. La casa porque los lugares favoritos de los consultados para practicar sexo son sitios de dentro del hogar, principalmente la cama, seguido del sofá y la ducha (73,9%, 11,3%, 7,6% respectivamente). Y el teléfono, especialmente con la expansión de los smartphones, está siendo una vía habitual para buscar sexo ya que el 31,5% afirma hacerlo a través de una app, el 36,7% reconoce practicar cybersexo y el 24% confiesa enviar contenido sexual a través de su Smartphone.

 

Para hacer bien el amor…

… hay que venir al sur. Sí, porque si hay un dato esclarecedor que ayude a dibujar cuál es el panorama del bienestar sexual en nuestro país es el del rendimiento en la cama en función de la comunidad autónoma de origen. Un apartado en el que los andaluces pueden presumir de ser los mejor considerados para el 18,1%, seguidos de madrileños (10,4%) y canarios (9,8%). Navarros, riojanos, cántabros y asturianos cerrarían el apartado por regiones como los peor considerados de España. Parece ser que en asuntos de cama, en el norte de España van a tener que tomar nota de sus vecinos del sur.