Aumentan los diagnósticos de cáncer colorrectal

Los especialistas señalan un cambio de tendencia que afecta a segmentos de población más joven.
cancer-colon

El cáncer de colon se localiza en el intestino grueso, que es la parte final del aparato digestivo. También suele utilizarse el término de cáncer colorrectal, porque el recto es la última zona que conecta con el exterior por el ano. Normalmente este tipo de tumor se origina por la degeneración de tejidos provenientes de pólipos y se estima que la transformación de estas células a tumor maligno puede prolongarse entre 8 o 10 años. Es por ello que las pruebas de detección precoz son determinantes en el diagnóstico ya que la intervención especializada en estadios tempranos de la enfermedad aumenta considerablemente las posibilidades de supervivencia.

Tumor más frecuente

Según las estadísticas de la Asociación Española Contra el Cáncer, el cáncer colorrectal es el tipo de tumor más frecuente o con mayor incidencia en España y su prevalencia es especialmente acusada en pacientes con edades comprendidas entre los 50 y 70 años. Sin embargo, los especialistas señalan un cambio de tendencia que afecta a segmentos de población más joven. “Lamentablemente cada vez detectamos con más frecuencia cáncer colorrectal y es importante reseñar que se están incrementando los casos a edades más tempranas”, señala el doctor Enrique Aycart es el jefe del servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Marbella.

Herencia genética

Otro apartado que el experto aclara es la influencia de la herencia genética. Se ha extendido la creencia de que la mayoría de los diagnósticos de cáncer colorrectal vienen determinados por el factor genético del individuo. Sin embargo, Aycart especifica que “aunque es cierto que la genética influye, en el cáncer colorrectal los estudios apuntan a que la vinculación genética es tan solo del 5%”. Eso sí, el experto señala como excepción a parientes de pacientes con cáncer de colon por poliposis familiar a los que se les recomienda la inclusión en programas de cribado que mantengan un control periódico de su estado de salud.

 

Colonoscopia

La colonoscopia es una de las principales pruebas diagnósticas que permite visualizar la existencia de tumor y de pólipos. “En el caso de que se detecten pólipos, este procedimiento permite extirpar la masa de tejido en el mismo momento y así evitar que se desarrolle a futuro. Igualmente, permite tomar muestras para su posterior análisis en el laboratorio y prescribir el tratamiento más adecuado a cada paciente, en caso de ser necesario”, explica el jefe del servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Marbella.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer colorrectal con frecuencia requiere cirugía y puede precisar tratamientos complementarios como la quimioterapia o radioterapia. “Esta decisión dependerá del estadio del tumor. El comité de tumores, formado por un equipo multidisciplinar de expertos, analiza caso a caso y de manera personalizada el abordaje más adecuado orientando al paciente en cada momento y acompañándole en su proceso de recuperación”, expone el doctor Aycart.

Prevención

La prevención es la mejor medida para evitar la aparición del cáncer colorrectal y en este tipo de tumor, se da la circunstancia de que los factores de riesgo asociados son en su mayor parte evitables. La adopción de hábitos saludables disminuye el riesgo de manifestación de esta enfermedad. Una dieta con abundancia de frutas, verduras y alimentos ricos en fibra, así como evitar el sedentarismo son medidas aliadas para nuestra salud. Igualmente se aconseja evitar el consumo de tabaco y alcohol.