13 DE SEPTIEMBRE: DÍA MUNDIAL DE LA SEPSIS -WORLD SEPSIS DAY-

La sepsis mata a más de 50 personas por hora en todo el mundo

En España fallecen unas 17.000 personas cada año, más que por cáncer de mama, colon, o páncreas. Y 15 veces más que en accidentes de tráfico.

 

Todo el mundo conocía a Muhammad Ali, el gran boxeador y referente internacional de lucha contra el racismo y la discriminación de las minorías. Y todo el mundo era sabedor de que llevaba 32 años luchando contra el párkinson. De hecho, casi cualquiera es capaz de identificar y podría describir someramente qué es el párkinson. Y sin embargo, poca gente sabe que la causa final de la muerte de “el más grande” fue la sepsis. Y muchísima menos gente aún sabe de qué se trata.

Este es solamente un ejemplo que justifica la más que necesaria divulgación social de esta dolencia y la celebración de días como el World Sepsis Day, que se celebra mañana, 13 de septiembre, y al que, una año más, la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) se vuelve a adherir.

LA SEPSIS, TAN MORTAL COMO DESCONOCIDA

La sepsis es una de las dolencias más graves y extendidas del mundo pero sigue siendo ajena al vocabulario de la mayor parte de la ciudadanía, y eso a pesar de que su tasa de mortalidad se sitúa entre el 30 y el 60%.

La sepsis es una dolencia crítica que se produce cuando el cuerpo, como respuesta natural a una infección, sobrereacciona generando una inflamación generalizada que lesiona sus propios tejidos y órganos  y que en los casos más graves puede provocar un fallo multiorgánico que puede conducir al fallecimiento del paciente. La infección original suele ser algo completamente común, desde la neumonía, infección urinaria, apendicitis, lesiones en la piel o cualquier otra infección causada por un microorganismo. Cualquier infección puede potencialmente desencadenar en una sepsis.

El tratamiento antibiótico precoz es fundamental, pero no suficiente. Estos pacientes requieren adicionalmente ingresar en una UCI donde los médicos intensivistas administran todo el tratamiento de soporte necesario para combatir el fallo multiorgánico provocado por la sepsis.

En España, la sepsis afecta a unas 50.000 personas cada año (104 casos  por  cada  100.000  habitantes),  de  las  cuales  17.000  mueren.  Para  comprender  la magnitud de la cifra, conviene recordar, por ejemplo, que es más de 15 veces superior a los fallecidos en accidentes de tráfico (el año pasado, 2015, 1.126 según la DGT), y ostensiblemente superior a las muertes provocadas por algunos cánceres comunes y que despiertan amplia preocupación social, como el de mama, colon, páncreas o próstata. Asimismo, la frecuencia de casos de sepsis también es mucho más alta que los infartos, las embolias o las hemorragias cerebrales espontáneas, dolencias sin embargo mucho más conocidas.

 LOS CASOS VAN EN AUMENTO 

Según los especialistas, en el mundo fallecen 50 personas cada hora debido a una sepsis. En general, se registran anualmente de 20 a 30 millones de casos. Y  las previsiones son poco halagüeñas. En los últimos diez años el número de pacientes se ha duplicado, y los estudios consideran que la tendencia seguirá al alza.

Los factores objetivos que explican esta evolución pasan por el incremento sostenido de diversas variables, como el aumento de la población mayor de 70  años (y por tanto el aumento en el tratamiento de  enfermedades  crónicas en condiciones de inmunodepresión) o la internacionalización de dolencias que conllevan infecciones graves (efecto de la globalización, por ejemplo, el ébola).

LA RAPIDEZ DEL TRATAMIENTO ES CLAVE. EL “CÓDIGO SEPSIS”

Cuando la sepsis se desata en el paciente, cada minuto cuenta. Y los médicos intensivistas y el personal de las UCIS saben que la expresión es literal y no ninguna exageración. Los estudios demuestran que un paciente de sepsis sobrevive a la dolencia en un 80% de los casos si se le aplica el tratamiento durante la primera hora. A partir de la cuarta hora, la estadística dice que su probabilidad de curación es menor del 50%, y a partir de las doce horas la esperanza de supervivencia se limita a un 15-20% de probabilidad.

De ahí la importancia de mejorar los protocolos de actuación hospitalarios para hacer frente a la enfermedad lo antes posible. En ese sentido, hospitales españoles han puesto en marcha protocolos especiales para intentar reducir la tasa de mortalidad de la enfermedad a menos del 20% en el año 2020. En España, y con el apoyo de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) y otras sociedades científicas, los médicos intensivistas españoles desarrollan y mejoran constantemente  el  proyecto  Código Sepsis,  un  conjunto  de  protocolos  y  reacciones  de actuación que pretenden ser comunes en todos los hospitales para diagnosticar, monitorizar y tratar la sepsis bajo una misma estrategia.

El Código Sepsis engloba, además, a otras especialidades y estamentos de la sanidad, como los pediatras, médicos de urgencias, internistas, cirujanos o farmacéuticos, entre otros. El objetivo y el esfuerzo deben ser comunes para lograr reducir la mortalidad de la sepsis en la cantidad y plazos previstos.

EL COSTE SANITARIO

El aumento de los casos de sepsis en todo el mundo ha contribuido también en buena medida al consiguiente ascenso del gasto sanitario. Conviene recordar que el paciente está ingresado en una UCI. En Europa, el coste económico medio aproximado del tratamiento y hospitalización de un paciente con sepsis en una UCI es de unos 25.000 euros por persona.