">

Ma?s de 50.000 personas padecen un caso de sepsis cada an?o en Espan?a

La sepsis tiene mayores tasas de mortalidad que otras enfermedades de gran impacto social, como el SIDA o el cáncer de mama

La sepsis es una dolencia cri?tica que se produce cuando el cuerpo, como respuesta a una infeccio?n, lesiona sus propios tejidos (inflamaciones).

En los casos ma?s severos provoca un fallo agudo de otros o?rganos que no necesariamente estaban relacionados con la infeccio?n original, provocando un shock o fallo multiorga?nico que, en un nu?mero importante de casos, provoca la muerte.

Otro an?o ma?s, la Sociedad Espan?ola de Medicina Intensiva, Cri?tica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) se suma a la iniciativa internacional del "WORLD SEPSIS DAY", para dar a conocer la incidencia de la sepsis en todo el mundo, y ma?s especi?ficamente, en Espan?a.

En nuestro pai?s la sepsis afecta a 104 personas por cada 100.000 habitantes. En otras palabras: más de 50.000 personas padecen un caso de sepsis cada an?o en España, de las cuales unas 17.000 fallecen. De hecho, tiene mayores tasas de mortalidad que otras enfermedades de gran impacto social, como el SIDA o el cáncer de mama. A pesar de todo, es una gran desconocida para la población.

Y segu?n todos los estudios, la enfermedad va a ma?s. El aumento de casos en todo el mundo es muy acusado. Los datos hablan por si solos: en los u?ltimos diez an?os el nu?mero de pacientes se ha doblado, habiendo ya ma?s hospitalizaciones por sepsis que por ataques al corazo?n.

Tratamiento

Respecto a la lucha contra la sepsis, la rapidez en el tratamiento es la clave. Si e?ste comienza durante la primera hora en la que se manifiesta la enfermedad, la probabilidad de curacio?n es superior al 80%. Sin embargo, a partir de las cuatro horas, es del 50%, y a partir de las 12, inferior al 20%. De ahí la importancia de mejorar los protocolos de actuación hospitalarios para hacer frente a la enfermedad lo antes posible.

En ese sentido, hospitales españoles ya están poniendo en marcha proyectos de innovación tecnológica para intentar reducir la tasa de mortalidad de la enfermedad a menos del 20% en el año 2020 (actualmente es del 36%).