29 DE OCTUBRE: DÍA MUNDIAL DE LA PSORIASIS Y LA ARTRITIS PSORIÁSICA

El impacto invisible de la psoriasis y la artritis psoriásica afecta a la salud mental

La psoriasis es una enfermedad de la piel ocasionada por una alteración del sistema inmunitario, que solo en España afecta a más de un millón de personas.

La psoriasis es una enfermedad crónica de origen autoinmune que afecta a más de un millón de personas en España. Se trata de una patología inflamatoria, no contagiosa, que tiene un gran impacto visible a nivel físico. Pero la psoriasis genera también un importante impacto invisible sobre la salud mental y emocional de las personas que la padecen, como respuesta al rechazo social que puede suponer y a los problemas psicológicos asociados al no querer mostrar la piel.

Se puede manifestar en cualquier parte del cuerpo en forma de placas rojizas con descamación blanca que pueden provocar picor, quemazón e incluso dolor crónico. Estas placas o escamas, que suelen presentarse entre el 85% y el 90% de las personas con psoriasis, provoca que muchos de ellos tiendan a esconder su piel y eviten mostrarse en público.

No es una enfermedad contagiosa

Como explica David Trigos, vicepresidente de Europso y miembro de la junta Directiva de Acción Psoriasis, “las personas con psoriasis seguimos sufriendo estigma social porque, aunque es una enfermedad cada vez más conocida, no contagiosa, todavía nos sentimos en muchas ocasiones observados, lo que nos lleva a aislarnos y sufrir problemas psicológicos, y nos impide llevar una vida normal”.

Además, las personas con psoriasis tienen mayor riesgo de desarrollar otras complicaciones, como la artritis psoriásica, diabetes y enfermedades cardiovasculares. De hecho, aproximadamente un 10% de ellos padecen artritis psoriásica, una patología que afecta a las articulaciones y que puede tener consecuencias más graves que la psoriasis.

Es más frecuente que la psoriasis aparezca primero y luego se diagnostique artritis psoriásica, aunque en algunos casos, aparece antes la artritis y las lesiones cutáneas se desarrollan con el paso del tiempo. En otros, la afectación de la piel no se produce a pesar de padecer la enfermedad articular.

Artritis psoriásica

Al igual que la psoriasis, la artritis psoriásica es una enfermedad inflamatoria crónica no contagiosa de intensidad variable. El dolor articular, la rigidez y la hinchazón son los principales signos y síntomas. Puede tener períodos en los que los síntomas mejoran o entran en remisión, alternados con momentos en los que los síntomas empeoran, llamados brotes. Puede también que la enfermedad llegue a quedar inactiva.

La artritis psoriásica afecta a cada persona de forma diferente y puede presentarse a través de seis manifestaciones diferentes llamadas dominios. Es necesario conocer y reconocer los distintos dominios de la artritis psoriásica para optimizar el manejo individualizado de los pacientes.

Enfermedad de doble impacto

Para Eva Mª Rodríguez, tesorera de la Coordinadora Nacional de Artritis, ConArtritis, “el impacto que la artritis psoriásica produce en la vida de las personas que la tiene es doble. Por un lado, nos tenemos que enfrentar a los problemas físicos que produce, como el dolor articular, la reducción de la movilidad, el picor, la descamación de la piel o la inflamación; pero también repercute negativamente en nuestro estado anímico porque nos tenemos que concienciar que nos ha tocado convivir con una enfermedad que no tiene cura y que, además afecta a nuestro estado y aspecto físico”.

Aunque no existe curación ni para la psoriasis ni para la artritis psoriásica, existen tratamientos muy efectivos que son capaces de controlar los síntomas de la enfermedad y ayudan a mantener una buena calidad de vida. 

Estar bien informado y conocer lo que les está pasando es una de las principales reivindicaciones de estas personas para hacerse entender y explicar de forma correcta los síntomas a los médicos, y revelar así los impactos invisibles de la enfermedad que ayuden a decidir de forma conjunta el mejor tratamiento para controlar su enfermedad. 

Día Mundial de la Psoriasis y la Artritis Psoriásica

Por esa razón y con motivo del Día Mundial de la Psoriasis y la Artritis Psoriásica, que se celebra el 29 de octubre, la biotecnológica Amgen, con el aval de las asociaciones de pacientes Acción Psoriasis y ConArtritis, ha presentado dos campañas que ofrecen apoyo informativo a través de diversos materiales con información sobre el impacto y los principales síntomas de ambas enfermedades, así como herramientas y claves de comunicación que les permitan preparar la visita a su dermatólogo y/o reumatólogo.

Bajo el lema ‘Psoriasis visible-Impacto Invisible’, esta campaña además quiere ayudar a eliminar el estigma que existe todavía alrededor de esta enfermedad llamando la atención sobre el impacto invisible que sufren las personas con psoriasis.   

Por su parte, la campaña ‘6 dominios’, cuyo nombre alude a las seis manifestaciones diferentes a través de las que puede presentarse la artritis psoriásica, incluye además un novedoso cuestionario que ayuda a las personas a autoevaluarse para que les resulte más sencillo identificar qué dominios de la artritis psoriásica experimentan para hacerles entender mejor su enfermedad.

La importancia de la adherencia al tratamiento

“Es fundamental que las personas con artritis psoriásica estemos bien informadas para ser adherentes al tratamiento, seguir los autocuidados y, algo muy importante, sepamos expresar a nuestro médico cómo nos sentimos.  A su vez, se debe informar a la sociedad sobre ella para que las personas sepan reconocer los síntomas y así acudan lo antes posible al médico, y también para fomentar la empatía y evitar situaciones discriminatorias”, señala Eva M. Rodríguez.

Para favorecer la difusión de estas campañas, Amgen, Acción Psoriasis y ConArtritis pondrán en marcha diferentes acciones para lograr que alcancen al mayor número posible de personas con psoriasis y artritis psoriásica, familiares, dermatólogos y reumatólogos.